lunes, 14 de marzo de 2011

Exilio de Israel en Babilonia (587-538 a.c)

Al ser conquistada Judá el país quedó en ruinas. Aunque la mayoría de la población permaneció en Palestina, un núcleo considerable del pueblo fue llevado al destierro.
El período exílico (587-538 a.C.), que se caracterizó por el dolor y el desarraigo, produjo una intensa actividad religiosa y literaria. Durante esos años se reunieron y se pusieron por escrito muchas tradiciones religiosas del pueblo.





Ciro, el rey de Anshán, se convirtió en una esperanza de liberación para los judíos deportados en Babilonia (Is 44.21-28; 45.1-7). Luego de su ascensión al trono persa (559-530 a.C.) y su entrada triunfal a Babilonia (539 a.C.) puso de manifiesto su tolerancia religiosa al promulgar, en el 538 a.C., el edicto que puso fin al exilio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada